Cómo enseñarle a un gato a usar la caja de arena

Quizás una de las tareas más complicadas cuando eres el dueño de un gato es enseñarle a usar la caja de arena, pero es muy importante dedicarle tiempo a esta actividad ya que de esto dependerá la higiene de tu minino y de tu hogar.

Generalmente, un gato utiliza la caja de arena como respuesta biológica a su instinto de caza, ya que necesitan esconder sus desechos para ocultar su olor, este comportamiento despierta alrededor de las 4 semana. Otros casos, los gatos aprenden este comportamiento gracias a su madre, quienes les transmiten las enseñanzas de vida y supervivencia a sus hijos.

Pero todo en la vida tiene excepciones, hay gatos donde este instinto no se desarrolla del todo o son rescatados de la calle y no aprenden de su madre, por lo que será nuestra labor como dueños enseñarle al usar la caja de arena. A continuación, te daremos algunos consejos útiles para que esta labor de enseñanza no sea una pesadilla.

La caja y la arena adecuada

Es muy importante encontrar la caja y la arena adecuada para tu gato, ya que estos animales son un poco más detallistas y ante cosas que les desagradan dejan de usarla y evitarlas.

Hay cajas de arena destapadas y hay otras que son cerradas, la ideal dependerá de la personalidad de tu gato, así que presta atención a sus hábitos para saber cuál le puede gustar más.

El punto importante sobre la caja es que sea lo suficientemente grande y profunda para tu gato. La caja debes será lo suficientemente grande como para que tu gato pueda dar una vuelta, esto le dará espacio y maniobrabilidad; en cuanto ala profundidad, debe ser de entre 7 y 10 cm, para cuando el gato escarbe para tapar sus desechos, la arena no se riegue.

En el mercado existen variedades de arenas para gatos, debes utilizar una que resulte cómoda para el gato y que sea fácil de limpiar para ti; como recomendación, debes llenarla hasta la marca de indicación de la caja, generalmente es de 7cm, que le da suficiente espacio al gato para tapar sus desechos.

Como regla general se debe tener cajas de arena igual al número de gatos presentes en la casa, es decir, si tenemos 2 gatos, debemos también tener dos cajas de arena, esto, con el motivo de evitar disputas territoriales por la caja.

Ubicación de la caja de arena

A los gatos les gustan la privacidad, en especial para hacer sus necesidades, ya que si se sienten perturbados no realizarán sus necesidades en la caja y será más factible que lo haga en otros lugares. Lo ideal es ubicar la caja de arena en un lugar privado, de fácil acceso para el gato.

Debes evitar ubicar la caja de arena en lugares muy concurridos, tampoco ubiques la caja de arena en lugares muy ruidosos, y oscuros; como ultimo consejo nunca ubiques la caja de arena cerca de los recipientes de comida y agua para evitar contaminación, ni tampoco cerca de su cama.

Trata de que la ubicación de la arena sea definitiva, ya que los gatos asociarán el lugar y les será más fácil ir a hacer sus necesidades. Si debes cambiar de lugar su caja, debes mostrarle a tu minino donde quedará ubicada para que sepa donde tiene que ir.

Hábitos propios del gato

Presta atención al comportamiento del gato para detectar cuando quiere realizar sus necesidades. Algunos gatos realizan sus necesidades después de comer, otros después de dormir, cuando identifiques el hábito, lleva a tu gato a la caja de arena para que asocie que ahí debe realizar sus necesidades.

Cuando se trata de gaticos cachorros, lo ideal es llevar al gatito inmediatamente a la caja cuando se despierta y cuando terminan de comer, una vez en la caja, también puedes estimular el escarbar la arena, realizándolo tu con tu mano, o agarrando suavemente sus paticas y simular el movimiento.

Refuerzo positivo

Esta técnica es la mejor forma en la que se le puede enseñar a una mascota algo. Cuando tu compañero minino utilice correctamente su caja puedes premiarlo y/o felicitarlo, de esta forma reforzaras la conducta y será más fácil que asimile la enseñanza.

Nunca le grites o le pegues cuando no realiza sus necesidades en la caja de arena, y lo más importante, nunca restriegues la nariz del gato en sus desechos cuando lo hace en los lugares incorrectos, lo único que lograras es traumar al gato y que te tenga miedo.

Como parte del entrenamiento, si tu gato realiza sus desechos por fuera de la caja, recógelos y deposítalos en la caja en vez del basurero, luego limpia muy bien el lugar para eliminar su olor, de esta forma le enseñaras a asociar donde deben ir sus desechos.

Higiene de la caja de arena

Los gatos no utilizarán la caja de arena si esta esta sucia. Una vez al día debes recoger los desechos solidificados de la caja de arena, y debes cambiar la arena por completo una vez a la semana.

Cuando vayas a cambiar la arena por completo, limpia la caja de arena con agua caliente y jabón neutro, no utilices químicos abrasivos ya que el olor puede molestarle al gato y hará que no se acerque a la caja.

¿Qué pasa si mi gato sigue sin usar su caja de arena?

Puede suceder que una siguiendo estos consejos, tu compañero siga sin usarla caja de arena, puede tratarse de problemas que necesiten un tratamiento y debas acudir a un experto. Si este es tu caso no dudes en contactarte con nosotros, en Ohana amamos los  animales y somos expertos en sus cuidados y entrenamientos, si requiere ayuda sobre este tema puedes contactarte con nosotros a través de nuestro sitio web y con mucho gusto te ayudaremos a solucionar los problemas de baño de tu querida mascota.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *