Consejos para mudarse con una mascota

Mudarse es una actividad compleja, generalmente, es una etapa de mucho estrés ya que tienes que conseguir una compañía que se lleve tus cosas, debes separar y guardar todas tus pertenencias, velar porque nada se dañe o pierda en el camino, llegar a la nueva casa, organizar y acomodar tus pertenencias en su nuevo sitio para finalmente poder descansar.

Si ya es complejo para uno como persona, ahora imagina para tu querido compañero de 4 patas. Mudarse con una mascota es mucho más complejo, ya que estamos alterando el entorno al que está acostumbrado y lo ubicamos en uno completamente nuevo, además, el estrés que puedas experimentar, también lo experimentará tu mascota, la cual puede manifestarlo en comportamientos destructivos.

No queremos preocuparte, en esta oportunidad queremos darte algunos consejos de cómo mudarse con una mascota, para qué de esta forma ni tú, ni tu mascota pierdan la cordura en el intento.

¿Por qué afecta mudarse a una mascota?

Tanto perros como gatos, son animales territoriales y rutinarios, ellos tienen un lugar y hora para realizar sus actividades: comer, dormir, jugar, pasear, hacer sus necesidades y pasar tiempo contigo.

Cuando tu perro o gato, llegaron por primera vez a tu hogar, la primera actividad que realizaron fue la de explorarla, conocer todos los lugares, olfatear para reconocer el olor de la casa y el tuyo y finalmente marcarla como suya.

Cuando te mudas, la mascota entra a un lugar que no le es familiar, y tendrá deseos de irse al lugar que conocía perfectamente y ya habían marcado como suyo. Como dueño y responsable de la mascota, es tu deber darle los cuidados y ayudas necesarias para que ella se adapte correctamente y que pueda reclamar esa nueva casa como suya.

Consejos para mudarse con una mascota

  • Como acto preventivo, es muy importante que actualices la placa de tu mascota con la nueva información de la vivienda, en caso tal que llegue a escaparse al llegar al nuevo hogar. También puedes implantarles el chip de localización, para rastrear a tu mascota.
  • Los perros y gatos son animales perceptivos, ellos notarán tus cambios de humor, y sentirán y exteriorizarán esas mismas emociones. Es muy importante que te muestres lo más sereno y calmado posible, para que tu mascota también se sienta calmada y no experimente estrés.
  • Ve guardando tus pertenencias de a poco, no dejes todo para el final. Como las mascotas son animales territoriales, si cambias de golpe su entorno, ellos sentirán que pierden el control de su territorio y se estresarán; cuando guardas tus pertenecías poco a poco, el golpe no será tan abrupto y le darás tiempo a tu mascota de asimilar el cambio.
  • Cuando llegue el día de la mudanza, lo ideal es llevar a la mascota con una persona de confianza y que la cuide durante el proceso, cuando termine la mudanza, puedes recoger a tu mascota y llevarla a su nuevo hogar. Si esto no es posible, adecúa una habitación “segura” para tu mascota, esta habitación debe contener su cama, su plato de comida y agua y sus juguetes favoritos. El objetivo de esta habitación es aislar a la mascota de todo el caos de la mudanza y tratar de que este lo más tranquila posible. Lo último que debes empacar son las pertenencias de tu mascota y las que tiene en la habitación “segura”.
  • Lleva a tu mascota contigo, es decir, llévala en su guacal o jaula de transporte en el mismo vehículo en el que tú te encuentras. Nuca dejes que tu mascota vaya en el camión de mudanza o en un lugar donde se sienta aprisionado, esto lo que causara es una situación de estrés y que se lastime tu mascota. Antes del viaje procura que tu mascota coma algo liviano para evitar las náuseas; si el viaje es muy largo, toma pequeños descanso y saca a tu mascota para que se estire y se relaje un poco.
  • Cuando llegues a la nueva casa, y si tu mascota viajo contigo, vuelve a realizar la táctica de la habitación “segura”, de esta forma tu mascota estará aislada, de nuevo, del caos de organizar tus pertenencias. Cuando termine la mudanza y todo este en su lugar, ya puedes dejar salir a tu mascota de la habitación “segura”.
  • Deja que tu mascota explore la casa, es un lugar nuevo, así que se dedicará a explorar y olfatear cada rincón de la casa para adaptarse. Una buena estrategia es esconder golosinas en la casa para que ella las busque y se sienta más segura.
  • A partir de este momento, tu mascota necesita de tu compañía, no la dejes por mucho tiempo sola durante los primeros días, a medida que pasa el tiempo y tu mascota se vaya acostumbrando, podrás dejarla sola por más tiempo sin preocuparte porque se estrese. También es importante que no alteres sus horarios, en especial si se trata de perros, sácalo a pasear a las horas que normalmente lo hacías, y darle de comer a las horas que lo hacía normalmente. Para los gatos, es normal que no vayan mucho al baño o lo haga en los lugares que no debe, así que debes enseñarle el nuevo lugar de su caja de arena.

No podemos asegúrate que tu mascota se acostumbrara rápidamente al nuevo hogar, al igual que las personas, los perros y los gatos tienen diferentes personalidades, hay mascotas que se acostumbran en 2 semanas, así como hay otras que se acostumbran en 2 o más meses; la clave es que le tengas paciencia y estés a su lado para que sienta que está segura.

Como ves, una mudanza puede ser algo estresante, pero no todo está perdido, con estos consejos puedes lograr una mudanza tranquila y exitosa con tu querido compañero; si necesitas más consejos en el tema, en Ohana estamos dispuestos a ayudarte, amamos a los animales y buscamos lo mejor para ellos, si tienes alguna duda, puedes contactarnos a través de nuestro sitio web haciendo clic aquí.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *