Etología - Primeros pasos

Beneficios de entrenar a tu mascota

En el programa se adiestrará a los tutores para que enseñen a sus mascotas a:

  • Orinar y defecar en un lugar correcto.
  • Una serie de ejercicios básicos de obediencia.
  • A no tirar de la correa.
  • A no morder fuerte cuando se juegue con él (inhibición de la mordedura).
  • A ir al veterinario y aceptar las manipulaciones (dejarse poner inyecciones, mirar las orejas con el otoscopio, cortar las uñas, etc.).
  • Permitir la higiene básica (aceptar el baño, el secador, el corte de uñas, la higiene de las orejas e, incluso, la higiene dental).
  • Enriquecer el entorno, para evitar destrozos en casa y fomentar una buena relación con todos los miembros de la familia.

Programas de solicitación

Servicios y precios
$ 250
000
Pago del mes
  • 4 Sesiones teorico - Practicas (8 horas)
  • Diploma de asistencia
  • Asistencia WhatsApp

Requisitos

Todos los animales que acudan a nuestros programas deben estar correctamente desparasitados (interna y externamente) y deben haber pasado, al menos, 7 días desde la primera vacuna.  Libres de sida y leucemia en el caso de los felinos; moquillo y parvovirus en el caso de los caninos.

La edad mínima, en perros, por lo tanto, son los dos meses de vida. La edad máxima serán los seis meses de vida. En gatos será la mínima de dos meses y la edad máxima cuatro meses.Si el animal de compañía no cumple con este rango de edad, todavía estamos a tiempo para participar en el programa de educación básica brindado por EDUCANDO PERROS en el caso de los caninos. En el caso de los felinos sería optar por la consulta especializada por parte de la etóloga.

Cuidado gatos a Domicilio

Primeros Pasos

Nuestro programa estimula el desarrollo a través del juego y el aprendizaje a través de cuatro sesiones diseñadas para promover la habituación, socialización y educación del cachorro.

Nuestras clases utilizan actividades basadas en el juego para trabajar de manera integral las áreas sensoriales, motora, social y de lenguaje corporal en los cachorros. En ellas, en el caso del perro se juntan no más de 5 cachorros con todas sus familias. En un entorno muy enriquecido y divertido, le vamos presentando a los cachorros diferentes estímulos como sonidos de tormentas, texturas, retos, objetos, pólvora, diferentes personas, niños pequeños, otros perros adultos (vacunados y controlados), entre muchos otros. En el caso del gato se iniciarán con uno y luego se hará grupal a medida que continúen con su esquema de vacunación.

En Ohana recomendamos la participación de los tutores para que puedan entender mejor el desarrollo de su cachorro, generar confianza mutua y construir vínculos sanos con estos que perduren a lo largo de su vida.

Cada sesión será de dos horas, con el acompañamiento de dos profesionales en comportamiento. Los cursos de socialización se realizan en un entorno práctico y divertido, donde no solo el animal de compañía lo pasará bien, sino, que toda la familia disfrutará y participará de la educación del nuevo miembro. Este servicio se ofrece a cachorros desde los 3 meses hasta los 6 meses de edad.

Socialización

El período de socialización es una etapa sensible del desarrollo del cachorro. En el caso de los perros comprende desde la tercera semana de vida hasta la 12ª (aproximadamente). En el gato inicia a la segunda semana de vida y finaliza entre la séptima y novena semana, es mucho más corto y vulnerable que en la especie canina.

Se le llama período sensible porque todo lo que experimente el cachorro durante estas semanas tendrá un impacto muy importante y duradero en su conducta, es decir, marcará en gran medida su comportamiento adulto. Sin embargo, a las tres semanas de vida en el perro, y en el caso del gato la segunda todavía necesita madurar algunas estructuras del sistema nervioso central. Entre ellas están las estructuras que controlan el miedo. 

Por lo tanto, a las 3 semanas en el caso del perro y 2 semas de vida en el gato, son capaces de percibir su entorno mediante todos los sentidos, pero no tienen miedo. Esto convierte al cachorro en una montaña rusa de la exploración. Tiene la necesidad de explorar el entorno, de buscar a otros perros y a personas para jugar y experimentar, quiere conocer el mundo que lo rodea. Además, es completamente necesario que lo haga, ya que todo lo que vea y conozca durante el período de socialización es probable que no le dé miedo cuando sea adulto. Por el contrario, si el cachorro está aislado o con poco contacto con el exterior, es factible que desarrolle miedo a muchos estímulos a partir de la 12ª semana de vida en el perro y entre la séptima y novena en el gato. Típicamente, los animales mal socializados, son animales que no quieren salir a pasear y que se muestran esquivos, e incluso agresivos, a un sinnúmero de estímulos. Y en el caso del gato si la madre no está correctamente socializada no facilitará la socialización de sus cachorros.

 

Una socialización bien hecha

Un correcto manejo del cachorro durante el período de socialización permite disminuir la probabilidad de aparición de muchos problemas de comportamiento. Si un animal es correctamente socializado tendrá menos posibilidades de mostrar miedo, de morder demasiado fuerte cuando juegue (correcta inhibición de la mordida), orinará y defecará en un lugar correcto, conocerá el lenguaje corporal (lo que le permitirá evitar conflictos y, por lo tanto, habrá menos probabilidades de que aparezcan problemas de agresividad), será capaz de hacer frente correctamente a las situaciones frustrantes y estresantes (responderá con menos agresividad ante estas situaciones, entre otras) y, finalmente, podrá convivir sin mostrar miedo y/o agresividad con personas, niños, perros y otros animales. En otras palabras, una correcta socialización permite mejorar el bienestar del animal y de las personas y animales que lo rodean.

Como hemos visto, es importante que el cachorro tenga contacto con muchos estímulos durante el período de socialización. Sin embargo, hay un problema importante, todavía no está vacunado. Al no estarlo, hay un peligro de contraer enfermedades infecciosas (parvovirosis, moquillo, rinotraqueitis etc.) si lo bajamos a la calle y tiene contacto con animales desconocidos.

La vacunación termina, aproximadamente, a las 12-13 semanas de vida, al mismo tiempo que se termina el período de socialización. Esto crea un problema, porque desde el punto de vista médico no es recomendable que salga antes de las 12 semanas de vida, pero desde el punto de vista del comportamiento es esencial que lo haga. Por ello surgen las clases de habituación, socialización y educación para cachorros. Estas clases, permiten socializar correctamente a los cachorros en un entorno sanitariamente controlado y seguro.